jump to navigation

¿Podríamos vivir sin los representantes farmacéuticos? 24 febrero, 2010

Posted by Bruno Abarca in medicamentos.
Tags: , , , ,
trackback

Con tan sólo leer semejante titular, algunos se rasgarían las vestiduras. Sin embargo, algunos hospitales están empezando a limitar la presencia de los visitadores médicos.  ¿Sería viable imitar esta práctica en España? Y lo que es más importante… ¿Sería bueno?.

Un visitador médico es un profesional dedicado a promocionar ciertos productos farmacéuticos de marca a médicos, en un centro sanitario. Su marco de acción está regulado, en parte, por la Ley Española del Medicamento, con el fin de mejorar la atención sanitaria de los pacientes. El código de Buenas Prácticas de Farmaindustria también trata de aportar su granito de arena al tema. Dejando a un lado las contradicciones que existen entre ambas partes, lo que queda claro es que la cuestión no queda resuelta con estas medidas

Los visitadores ocupan continuamente una fracción del tiempo que el profesional tiene asignado para la atención de sus pacientes, sus recomendaciones van guiadas por intereses comerciales obvios y en ocasiones se apoyan en evidencias científicas bastante cuestionables, su influencia sobre las prescripciones es un hecho, y sus regalos o atenciones se mueven siempre en el limbo de lo que está permitido y lo que no. ¿Es tolerable una invitación a comer? ¿y montones de pequeños obsequios sin relación con la práctica médica?.

La pregunta es, entonces, ¿qué nos perdemos si no hay visitadores?. El argumento que más veces he escuchado se basa en que los visitadores ayudan a que el médico tenga información actualizada sobre lo que es mejor para el paciente, tanto por la información puntual que le ofrecen, como por las facilidades que le dan para asistir a eventos y congresos. Tengo mis dudas al respecto. Por un lado me parece absurdo que haya equipos editoriales de prestigiosas revistas esforzándose por descartar información sesgada, para que luego el profesional reciba en persona al representante de un laboratorio, con su arsenal de sesgos. Por otro lado, ni la asistencia a todos esos congresos es tan vital, ni la información que en ellos se da es siempre independiente, ni la ayuda económica al viaje por parte de la farmacéutica va exenta de intencionalidad comercial.

Yo, pese a que puedo equivocarme, lo tengo claro: opino que limitar la presencia de visitadores en los centros médicos sería bueno. Cuando un fármaco tiene demasiados efectos adversos, deja de usarse. Tal vez haya que plantearse lo mismo con algunas prácticas comerciales de este sector.

Imagen de cabecera: Deadstar 2.0

Comentarios»

1. javithink - 24 febrero, 2010

Apoyo la moción!

2. Estoy leyendo: Reforma en USA ¿Dead or Alive?; Big Pharma pillado de nuevo; Ficha Médica Electrónica « Medicina Código Abierto - 26 febrero, 2010

[…] Los artículos escritos ‘en negro’ (“ghostwritten”) por compañías de “medical writing” siguen tan tranquilos en las estantería de las bibliotecas científicas, sin ser retirados. Mientras tanto, un lúcido MédicoCrítico describe los conflictos éticos de la convivencia con los visitadores médicos. ¿Podremos vivir sin ellos?, se preguntan los nuevos amigos de Salud, Dinero y Amor. […]

3. Uxío Malvido - 3 marzo, 2010

Bueno… lo de replantearse el papel de los visitadores es un clásico… de hecho, ha sido de vuestras primeras entradas😉. Y en general el planteamiento suele ser algo maniqueo: los visitadores como uno de los males del sistema sanitario.

Yo creo que la verdadera conversación de valor es alrededor de cómo aseguramos que los profesionales sanitarios están bien formados y actualizados. Que papel juega la administración, la industria y los propios profesionales…. y como equilibrar eso para aportar valor al sistema en su conjunto.

4. Bruno Abarca - 5 marzo, 2010

Estoy muy de acuerdo, Uxío. Lo que no puede ser es que el márketing de las farmacéuticas sea el único recurso formativo de los profesionales. ¿En qué cabeza cabe?.

Un saludo.

5. lacarave - 13 marzo, 2010

las intervennciones destinadas a limitar la visita médica y la interacción individual entre médicos y visitadores no son nuevas.En 1995 ya existían instrucciones s tal efecto en el antiguo INSALUD. No es un asunto nada fácil: al margen de que puede que no todos los médicos estén dispuestos a que se limite su autonomía de relación con la industria, no hay que olvidar que la capacidad de presión de dichos profesionales por mantener sus empleos no es pequeña.
Magnífica entrada.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: