jump to navigation

Las necesidades de médicos en España, un estudio sobre el problema y sus soluciones 5 marzo, 2010

Posted by Bruno Abarca in Atención primaria, Recursos humanos.
trackback

Haz click sobre la imagen para verla a mayor tamaño.

La Cátedra de Salud Pública y Gestión Sanitaria de la Universidad Europea de Madrid acaba de presentar un completo estudio sobre las necesidades de médicos en España. Aunque casi todos los medios de prensa se han hecho eco de él, la mayoría sólo se ha centrado en las cifras (nos impactan los números, nos encantan los números). Sin embargo el estudio analiza muchos más aspectos, tratando de hacer un completo diagnóstico de la situación, considerando las perspectivas de los diferentes actores, y ofreciendo varias soluciones, que necesariamente pasan por una mejor gestión de nuestro sistema de salud.

Por si te apetece leerlo entero (y ya te has cansado de buscarlo por la red), aquí lo tienes en pdf.

Respecto a la situación del problema, un resumen con los aspectos que más me llaman la atención:

  • Aunque cualquier cálculo es aproximado y hay que tomarlo con cautela, en España hay un déficit de unos 6000 médicos de atención primaria, y otros 3000 hospitalarios. Este número puede aumentar en los próximos años, pues un 25% de los médicos actuales tiene más de 50 años. Si a eso le sumamos que la población va aumentando y envejeciendo, y los centros sanitarios se van multiplicando (en comunidades como Madrid lo correcto sería añadir “como conejos”, ya que estamos). Principalmente se echan de menos pediatras, médicos de familia, anestesistas, obstetras y ginecólogos, cirujanos generales, radiólogos y psiquiatras.
  • En los años 70 y 80 hubo una explosión del número de médicos formados en el país, con insuficientes plazas de formación especializada MIR. Ese exceso fue disminuyendo y, junto con la entrada de los números clausus en las facultades a finales de los 80, a principios de los 90 se logró un equilibrio entre los médicos que se iban licenciando, y las plazas MIR que iban apareciendo.
  • Aunque las cifras bailan, hoy hay muchos médicos, entre 500 y 8500 (ya dije que las cifras bailaban…), formados en España y ejerciendo fuera de nuestras fronteras. Las mejor valoración social y de estructuración del trabajo (más tiempo para investigación, por ejemplo) en países como Reino Unido o Portugal son factores que atraen a algunos de estos profesionales.

Puesto el problema sobre la mesa, ¿cuáles son las soluciones?.

  • Por un lado, hay que dejar claro que no todo vale, y que algunas soluciones “de urgencia” pueden terminar agravando el problema. La solución no debe pasar, sin más, por contratar más médicos extranjeros. Aunque parezca una solución adecuada, por un lado en ocasiones estos médicos no tienen la formación homologada, y por otro lado esta medida puede dejar sin médicos a los países de los que provienen.
  • Para usar mejor los recursos existentes, hay que mejorar nuestros sistemas de información. Es necesario poder saber cuántos médicos hay, de qué especialidad, en qué especialidades ejercen, y cuántos están fuera.
  • Por la misma razón que la comentada anteriormente, hay que conseguir una cierta unidad entre los 17 sistemas de salud que operan en nuestro país. Un aumento en la brecha de las condiciones laborales entre las comunidades puede agravar la escasez en ciertas regiones. Hace falta coordinación, y voluntad política.
  • Hay médicos en España. Para conseguir que quieran seguir aquí, habrá que reducir las desigualdades entre ellos (homologación de los MESTOS, Médicos especialistas sin título oficial), y buscar su fidelización con buenas condiciones laborales y otras medidas (como desarrollar la carrera profesional en función de méritos, y de manera compatible en las distintas comunidades autónomas).
  • Es necesario formar gestores capaces de adaptar el sistema sanitario, a las cambiantes circunstancias de la sociedad y sus necesidades.
  • Es importante modernizar el ejercicio profesional, con medidas como el establecimiento de un sistema de homologación para médicos extranjeros, la conciliación de la vida familiar con el horario profesional, la participación enfermera en la prestación farmacéutica, eliminar la interinidad como fórmula de gestión, etc.
  • Reducir la burocratización sanitaria. En mi opinión, aquí no sólo hay que prestar atención a todo lo electrónico (receta electrónica, historia clínica electrónica, etc), sino redefinir los roles del personal administrativo y el personal médico, sobre todo en la atención primaria.
  • En cuanto a la formación de profesionales, se habla de aumentar con cuidado y cautela el número de estudiantes de medicina en nuestras facultades, adecuar el currículum a las necesidades actuales, adaptar especialidades a procesos, desarrollar la troncalidad, y reglar la formación continuada.

El tema no es ninguna tontería, y tanto el análisis del problema como la búsqueda de las soluciones debe hacerse con cuidado. Algunas soluciones pueden hacer más daño que bien, aumentando el déficit de médicos en algunas regiones (en nuestro país o fuera de él), aumentando la bolsa de paro médico (si aumentamos el número de licenciados sin aumentar las plazas MIR, no se logra gran cosa), o pueden estar, simplemente, fuera de nuestro alcance (¿de verdad hay dinero como para aumentar el número de estudiantes en las facultades, el número de plazas MIR y el número de contratos con buenas condiciones laborales?). Hace falta voluntad política de verdad, sin intereses ocultos ni electorales que desvíen la intencionalidad de las propuestas, y una gestión profesional, capaz de anticiparse a las necesidades que, sin duda, seguirán cambiando.

Comentarios»

1. I. Galán - 6 marzo, 2010

Muchas gracias Bruno, muy ilustrativo!

Me gustaría destacar el hecho de que las cifras son, como tú bien refieres, muy bailongas. Hasta donde yo sabía hace un par de años, las cifras reales no sólo de médicos que se marchan, sino de los que faltan son desconocidas. Quería preguntarte si tú sabes si es que alguien tiene esas cifras y no las quiere proporcionar por algo, o si es que es imposible calcular (por la 17-diversidad), o si es que somos tan tontos que no sabemos sumar… Bueno, si he sido yo la que no he sabido encontrarlas, ilumíname.

Por otra parte, la verdad es que estoy cansada de escuchar por todas partes que el problema es el dinero. No me malinterpretéis, estoy segura de que, al menos el SAS, está en vacas flacas. Pero se siguen gastando muchos euros en otras cosas en las conserjerías de salud, por qué no se invierte ese dinero en contratar más médicos de los que hacen falta, o mejor aún en mejorar los contratos de los que ya rondan los servicios¿?

Por último sólo quería añadir que estoy de acuerdo contigo en la cautela que este tema requiere (teniendo en cuenta que cautela no es lo mismo que tener que ir despacio); y añado algún problemilla más que veo en algunas soluciones, como es la de aumentar el número de estudiantes de medicina, que me toca más de cerca. Claro que no hay presupuesto para aumentar los recursos de la enseñanza pública, por eso la mayoría de las nuevas plazas en facultades de medicina se están haciendo en las privadas!

2. ¿Cuánto cobra un Médico Residente MIR? « Salud, dinero y amor | Blog de gestión sanitaria - 15 marzo, 2010

[…] pueden marcar diferencias sustanciales entre unas comunidades y otras, y pueden agravar las necesidades de médicos en determinados lugares, si no ofrecen unas condiciones lo suficientemente […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: